8 consejos de supervivencia que te van a ir bien leer para cuando seas mamá

 

 

Si le preguntas a una recién estrenada mamá cómo fueron sus primeras semanas, seguramente te dirá que las más emocionantes.

 

¿Y tú te lo crees?

 

Es que no es así…

 

Seamos realistas😅😂😂

 

Los primeros días, semanas e incluso meses pueden ser agotadores, y una montaña rusa emocional completa.

 

…Aunque no te empieces a agobiar aún…

 

La buena noticia es que hay cosas que podrás hacer, prepararte e incluso mentalizarte antes para hacer que todo te sea un poquito más fácil.

 

Así que recuérdalas, ya verás que bien te van a ir en los momentos “complicadillos”.

 

La regla de oro, la clave es que debes ser flexible (bueno mejor dicho muy, muy flexible).

 

A tu bebé le costará adaptarse al mundo real, tiene que acostumbrarse -al igual que tú- a la nueva situación.

 

Ahí vamos con los 8 consejos:

 

1# No te creas todo lo que oyes

 

Todos querrán darte consejos “esta es la mejor manera de hacerlo” o “así, no hazlo de esta otra manera”

Ten en cuenta de que no todos tienen razón y tampoco tienes porqué seguir esos consejos.

Con eso queremos hacerte ver que no tienes que sentirte mal por no hacer lo que te dicen.

Tú haz lo que mejor te funcione a ti, porque lo que le funcionaba al otro no tiene porqué irte bien a ti.

 

2# Cada día una aventura

 

Es normal que cada día sea diferente, desde la producción de leche hasta los patrones de sueño.

No planees pues todo cambiará casi a diario ( sinó por horas).

 

3# Las noches pueden ser terribles

 

Física y emocionalmente agotadoras, así que pide ayuda al papá

papá cuidando recién nacido

4# No te saltes la siesta

 

La mejor manera de resistir.

Los momentos en los que tu bebé duerme, sabemos que querrás aprovecharlos para hacer las tares de la casa o ir a hacer recados.

Piensa en ti

No olvides que tú también necesitas un respiro

Mientras duerme tu recién nacido, aprovecha para echarte tú una siestecita (o unas cuantas durante el día)

Esos 20 o 30 minutos te darán energía para afrontar el resto de la jornada y de los despertares nocturnos.

5# Pide ayuda a profesionales.

 

Tenlos presentes, y haz uso de ellos -en caso de necesitarlos- lo antes posible para que no se agrave la situación- (tienes profesionales para echarte una mano desde consultores de lactancia, salud física, emocional hasta fisioterapeutas)

Porque en la mayoría de casos, esperar hasta que te “rompas” puede empeorar las cosas.

Y si la ayuda está ahí

¿porqué no apoyarte en ellos?

 

6#Sal de tu casa

 

Si -como le pasa a muchas mamás-, te parece que las primeras semanas tienes que estar recluida.

 

No, no te encierres, sal de tu casa (aunque solo sea para ir a caminar o tomar un café con alguna amiga).

Un tiempo al aire libre te aclarará la mente y te dará una nueva perspectiva del día.

7#No tienes porqué ser perfecta

 

Recuerda que la perfecta mamá -que solo ves en instagram– en realidad no existe.

8#No rechaces favores

 

Si alguien te pregunta cómo pueden ayudarte, no dejes que tu orgullo se interponga en el camino, tómalo.

Déjate ayudar en los primeros días, pueden prepararte comida, tenderte la lavadora, planchar algunas prendas…

E incluso (si te sabe mal) plánteate en contratar un poco de ayuda externa.

No te sientas  mal por coger una persona que te eche una mano los primeros meses, no es un lujo, es ayuda te salvará la vida.

 

En conclusión

 

No hay forma correcta o incorrecta de hacer de mamá-

Ni estarás nunca tan preparada como te gustaría, todos los días serán diferentes y tendrás que ir aprendiendo sobre la marcha.

Así que confía en tu instinto y piensa en que todo saldrá bien.

Y sobretodo disfruta en el camino porque esos meses nunca volverán.

 

mamá con bebé

 

¿Tienes algún consejo que aportar para esos primeros meses?

 

Nos encantará leerte en los comentarios.

 

Y si quieres seguir recibiendo consejos para ti y para tu bebé, inscríbete en nuestra newsletter que encontrarás en el pie de la home.

 

Deja una Respuesta